“El lavado de manos se ve como una medida tan sencilla que no se le da la importancia que tiene”


La supervisora del bloque quirúrgico de Asunción Klinika, Aintzane Pérez, afirma que la población debe concienciarse de la importancia de la higiene de manos, para evitar infecciones y enfermedades. Las infecciones nosocomiales, aquellas que se producen en el ámbito hospitalario, causan 90.000 muertes anuales en la Unión Europea y una buena higiene de manos es la herramienta fundamental para evitarlas. Pero no sólo eso, la OMS calcula que una correcta higiene de manos evitaría el 44% de las infecciones diarreicas infantiles y el 25% de las infecciones respiratorias.


¿Por qué es tan importante concienciar sobre infecciones nosocomiales en ámbito hospitalario?

No nos damos cuenta de la suciedad que tenemos en nuestro entorno: en nuestro baño, en el sillón, en el autobús, en la manilla de la puerta… Cuando vamos a visitar a un paciente ingresado, es lo que le vamos a transmitir. Por eso, el lavado de las manos de los visitantes hospitalarios es importante para luchar contra las infecciones nosocomiales.


¿Qué supone la infección nosocomial en la sanidad?

La importancia de una buena higiene de manos va más allá del ámbito hospitalario. Según datos de la OMS y UNICEF, con un buen lavado de manos se podrían prevenir el 44% de las infecciones diarreicas infantiles. También el 25% de las infecciones respiratorias.


¿Qué suponen las infecciones nosocomiales en un paciente hospitalizado?

Van desde una infección urinaria que requerirá un antibiótico más en su tratamiento hasta generar la muerte. Hay un dato revelador: las infecciones nosocomiales causan 90.000 muertes anuales en la Unión Europea. Las infecciones nosocomiales tienen relación directa con las duraciones de las estancias hospitalarias, la morbimortalidad o el gasto hospitalario, y la principal herramienta para evitarlas es una correcta higiene de manos, tanto por parte del personal sanitario como de los visitantes de los pacientes.


No nos damos cuenta de la suciedad que tenemos en nuestro entorno: en nuestro baño, en el sillón, en el autobús, en la manilla de la puerta… Cuando vamos a visitar a un paciente ingresado, es lo que le vamos a transmitir.

¿Qué se ha hecho en Asunción Klinika en ese sentido?

Desde 2014, hay dispensadores de solución hidroalcohólica en todos los puntos estratégicos. Además, se realizan formaciones bianuales; todo el personal que está en contacto con los pacientes debe hacer esta formación de forma obligatoria. Por otra parte, este año se ha puesto en marcha el Plan Infección Quirúrgica Zero, que contempla una serie de medidas para reducir aún más nuestra tasa de infección nosocomial. Afortunadamente, esta se sitúa en un 1,91%, cuatro puntos por debajo de la media estatal, que está en un 5,62%.


¿Cómo se hace un correcto lavado de manos?

Hay dos tipos de lavado; con agua y jabón, o la limpieza hidroalcohólica. Cuando hay una suciedad visible el hidroalcohólico no hace nada, hay que limpiarse con agua y jabón. Luego, cuando las manos están visualmente limpias, es suficiente con la limpieza hidroalcohólica. Las zonas más sucias de nuestras manos son las palmas y las yemas. Al hacer un correcto lavado hay que hacer mayor hincapié en esas zonas. También en las uñas, porque ahí se acumula suciedad. Hay que terminar la higiene con un lavado de la parte delantera, pero la parte más importante es la zona palmar.


Se ha dado una concienciación social que comenzó con la gripe A: aún así, el lavado de manos se ve como una medida tan sencilla que todavía no se le da la importancia que tiene.

¿El lavado de manos es algo que trasciende al ámbito hospitalario?

Sí. Se ha dado una concienciación social que comenzó con la gripe A: el uso de las soluciones hidroalcohólicas entre la población, el uso individual de los vasos en las escuelas, el lavado de manos… Aún así, el lavado de manos se ve como una medida tan sencilla que todavía no se le da la importancia que tiene.


¿Una persona en su día a día cuándo debería limpiarse las manos?

Es seguir lo que nos han enseñado nuestros padres y nuestros abuelos. Cuando estamos educando a un niño tenemos muy claro cuándo debe limpiarse las manos: al sentarse en la mesa. Es eso: cuando manipulamos alimentos, cuando nos sentamos en la mesa, cuando vamos al baño… Es sentido común, no es nada nuevo.

36 vistas
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Blanco Icono LinkedIn

Asunción Klinika intranet

Ayúdanos a ser mejores

Deja aquí tus propuestas de mejora, del tipo que sean. Las estudiaremos y elevaremos al dpto. que corresponda y les daremos respuesta a través del blog. Todas los mensajes son anónimos.