“El lenguaje corporal más adecuado es aquel con el que te sientas cómodo”

Roberto Cáceres Blanco es Dr. en Literatura Comparada, filólogo y experto en Oratoria y Comunicación. La pasada semana visitó la Clínica para impartir un curso sobre “Cómo Presentar Una Ponencia o Conferencia”. Hablamos con él para que nos cuente cuáles son las claves de una buen presentación oral.



¿Qué es lo que hay que tener en cuenta a la hora de preparar una presentación en público?

Preparar un buen discurso se basa en dos pilares: qué vamos a contar y cómo lo vamos a contar. Respecto a lo primero, hay que tener muy claro cuál es la idea central que queremos defender o presentar. Y, a partir de ahí, trazar una estrategia de argumentación que apoye nuestro discurso, escogiendo las ideas que van a servirnos para apoyar la hipótesis central. Recomiendo coger sólo las ideas que aporten, quitar todo lo demás. Hay que eliminar todo aquello que puede confundir y que evita la claridad.


Vayamos al cómo. Se suele decir que lenguaje corporal supone más del 90% de la comunicación y, sin embargo, es uno de los puntos débiles de muchas presentaciones orales. ¿Cuál es la clave para comunicar adecuadamente, también con nuestro cuerpo?

El lenguaje corporal más adecuado es aquel con el que te sientas cómodo. Desde luego es mejor moverse que no moverse. Un lenguaje corporal estático siempre es muy aburrido para el público, pero un lenguaje corporal forzado incomoda al espectador, que es aún peor que aburrir. Por eso, la clave está en adoptar un lenguaje corporal que resulte adecuado para el contexto y en el que nos sintamos cómodos.


Preparar un buen discurso se basa en dos pilares: qué vamos a contar y cómo lo vamos a contar

La voz es otro de los elementos a tener en cuenta…

La voz tiene cuatro elementos: el tono, la velocidad, la intensidad y el timbre. En cuanto al tono, los estudios señalan que las voces más graves generan mayor confianza. En cuanto a la velocidad, se recomienda hablar un poquito más rápido para dar energía al mensaje, pero sin pasarnos. Respecto al volumen, hay que modularlo para que se nos oigan correctamente. Hablar lo más alto posible pero sin llegar a gritar.


Los soportes que acompañan a las presentaciones muchas veces adquieren un protagonismo inesperado y no para bien. Hay mucha gente que cree que cuantas más animaciones, fondos negros, tipografías rimbombantes e información contenga un power point, mejor y más va a impactar al público.

Pues no. Al contrario. Un power point debe ser algo que apoye nuestra exposición, pero nunca debe eclipsarnos. Si llama más la atención lo que estás proyectando que lo que tú mismo expresar oralmente, vas a perder la atención del público y tu mensaje no va a llegar como tiene que llegar porque no va a ser claro.


Sabiendo lo que no hay que hacer, ¿qué es lo que sí funciona para una correcta presentación en power point?

Fondos lo más simples posible: blanco, gris claro… Las tipografías, que sean de palo seco, lo más lisas y sobrias posible: avant garde, arial, century gothic… Nada de tipografías extrañas o con diseños extravagantes. Y las ilustraciones y gráficos, sólo utilizar las que sean necesarias para que llegue el mensaje pero sin excedernos nunca.


Un power point debe ser algo que apoye nuestra exposición, pero nunca debe eclipsarnos

Una de las barreras más importantes es el miedo a hablar en público. ¿Cómo puede combatirse?

En primer lugar, hay que sentirse seguro de lo que vamos a contar. Si tenemos bien preparada la ponencia ya tenemos un pequeño seguro que nos respalda. Después, está evidentemente, la práctica. Ensayar la ponencia previamente también nos ayuda porque nos da seguridad. En tercer lugar, hay que proyectar que vamos a hacerlo bien. El optimismo, funciona. Si tu crees que vas a hacer algo bien, porque estás capacitado y preparado para hacerlo, lo más probable es que lo hagas bien. Si piensas que lo vas a hacer mal, proyectas tus miedos y estos son una barrera para el éxito. Tengo un amigo acróbata. Da saltos mortales y piruetas muy complejos. Y el siempre dice que el truco para hacerlos reside en imaginarse haciéndolas. Si tu te imaginas que te vas a caer, te caes. Si piensas que lo vas a hacer bien, proyectas tu futuro.

30 vistas
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Blanco Icono LinkedIn

Asunción Klinika intranet

Ayúdanos a ser mejores

Deja aquí tus propuestas de mejora, del tipo que sean. Las estudiaremos y elevaremos al dpto. que corresponda y les daremos respuesta a través del blog. Todas los mensajes son anónimos.