“Una prótesis articular puede infectarse durante toda la vida”

Iñaki Otermin, jefe del servicio de Medicina Interna de Asunción Klinika


Las infecciones de prótesis articulares, de cadera o rodilla, no son muy habituales (un 1% en el primer caso y un 2% en el segundo), pero sus consecuencias son de gran importancia para las personas que las sufren, que pueden acabar siendo infectados crónicos. Además, al tratarse de cirugías muy extendidas entre la población, la afectados en números absolutos son muy numerosos. Por eso, el Dr. Iñaki Otermin, jefe del servicio de Medicina Interna insiste en que la mejor medida para evitar males mayores es acudir al médico ante cualquier molestia y evitar el tratamiento antibiótico hasta que no se identifique cuál es el germen que está causando la infección. Este fue el tema que presentó en el pasado Café Clínico y nos da más detalles en esta entrevista.


¿Es frecuente que las prótesis articulares, de cadera o de rodilla, se infecten?

El índice de infección tras prótesis articular no es alto, en los mejores centros es de un 1% en cadera y un 2% en rodilla ya que se trata de una técnica muy segura. El problema reside en que, a pesar de ser un índice bajo, al ser muy numerosa la población a la que se le pone prótesis, un 1% sigue siendo mucho en números absolutos. A eso hay que sumarle la dificultad de curar adecuadamente esa infección. Los tratamientos de las prótesis infectadas tienen un índice de fracaso alto, por lo que un gran número de pacientes se nos quedan como enfermos infectados crónicos. Una prótesis que se infecta cuadruplica el costo de una no que no y supone una gran pérdida para el enfermo y el sistema.


¿Las infecciones se detectan en el hospital o cuando el paciente está ya en casa?

Aquí nos referimos a los pacientes que están ya en domicilio. La infección de una prótesis ocurrida en la cirugía, puede aparecer hasta dos años después de la misma y durante toda su vida. Por eso, es importante para nosotros actuar bien cuando el enfermo viene con una sospecha de infección protésica. En concreto, tener buenos cultivos que nos permitan identificar correctamente el patógeno que está causando la infección para dar con el tratamiento adecuado. Y, si el tratamiento fracasa, que suele ser en un porcentaje elevado, saber si es porque no hemos dado con el germen o porque hay que tomar otras medidas.


¿Cuáles son los síntomas a los que tiene que estar atento un paciente?

Normalmente cuando se pone una prótesis el alivio del dolor es inmediato. Además de lo típico, herida enrojecida, fiebre... lo que tiene que poner en sobreaviso a un paciente es el cambio en la evolución de su prótesis. Que empiece a doler. No hay que aguantar el dolor ni poner tratamientos con antibióticos porque entonces no podremos diagnosticar la dolencia. Ante cualquier cambio sospechoso, hay que avisar al médico y éste debe esperar a tener un buen cultivo antes de recetar antibióticos. La educación para todo el grupo médico es que en las infecciones que no comprometen la vida se espera a que tenga un buen cultivo para tratarlas.


Es muy importante tener buenos cultivos que nos permitan identificar correctamente el patógeno que está causando la infección para dar con el tratamiento adecuado

Has mencionado que las infecciones contraídas en quirófano pueden aparecer hasta dos años después de la cirugía ¿Por qué se alarga tanto el periodo en el que se puede infectar la prótesis?

En realidad, la prótesis se puede infectar toda la vida. Si un paciente tiene una infección que recorre todo el cuerpo, puede alcanzar la prótesis. El periodo sin síntomas en la prótesis es tan largo desde la cirugía porque hay gérmenes que son muy poco agresivos y se mantienen en la prótesis hasta que la movilizan. Es entonces cuando duelen, y aunque no haya fiebre, la causa suele ser una infección.





¿Por qué identificar correctamente al germen es más importante en la infección de prótesis que en otro tipo de infecciones?

Por qué normalmente cuando tenemos una infección de prótesis, casi el 50% de los casos están causadas por los gérmenes que habitualmente tenemos en la piel. Por lo tanto, para diferenciar si la causa de la infección es ese germen o simplemente un germen comensal cogido sin querer en un cultivo, es importante tomar unos buenos cultivos sin antibiótico de por medio.


¿Las infecciones suelen requerir la retirada de la prótesis?

No, no tiene por qué. Las evidencias científicas a favor de retirar la prótesis o mantenerlas con antibióticos y limpieza, no van claramente hacia uno u otro lado. Ha dependido siempre de las distintas escuelas: la escuela europea ha sido partidaria de mantener la prótesis, sin embargo la escuela norteamericana históricamente ha sido de retirarla. No hay una evidencia clara.


Casi el 50% de las infecciones de prótesis están causadas por los gérmenes que habitualmente tenemos en la piel

¿Y se realiza tratamiento quirúrgico?

Sí, prácticamente en el 100% de los casos hay un tratamiento quirúrgico inicial que puede ser limpieza, recambio de las partes móviles o retirada de la prótesis. Eso lo decide el cirujano. El médico especialista en medicina interna o en enfermedades infecciosas hace una evaluación médica del paciente. Pero quién decide realmente qué actitud se toma con la prótesis es el cirujano.


¿Se puede prevenir la infección?

No hay ninguna medida preventiva, salvo la limpieza quirúrgica en quirófano o la medicación con antibióticos antes de la cirugía. El paciente puede estar tranquilo, ya que no hay nada que haga mal que pueda suponer la mala evolución infecciosa de su prótesis. Lógicamente, si hay focos infecciosos a otros niveles pueden acabar en la prótesis, por lo que hay que tratarlos. Pero el paciente no es responsable de eso.



  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Blanco Icono LinkedIn

Asunción Klinika intranet

Ayúdanos a ser mejores

Deja aquí tus propuestas de mejora, del tipo que sean. Las estudiaremos y elevaremos al dpto. que corresponda y les daremos respuesta a través del blog. Todas los mensajes son anónimos.